28 julio 2014

Somos los campeones!

Llegó el ansiado Día de la Patria para San Martín de Vicuña Mackenna, que tuvo que pasar por una última batalla para soltar el primer grito de campeón en un Torneo Oficial de Primera División A, dentro de la Liga Regional de Fútbol de Río Cuarto.

El “patriota” llegó a la cumbre del éxito, luego de ganarle a Lautaro Roncedo por 2 a 1 en Alcira Gigena, en la revancha de la gran final del Torneo Apertura. De esta manera, el equipo dirigido por Jorge Garoni se impuso 3-1 en el global y levantó bien alto la copa más preciada ante más de 1.500 personas.

En un marco de paridad, el dueño de casa mostró su mejor versión en los primeros veinte minutos de juego, con Chiaretta como eje y con la insistente movilidad de Mercau. Así las cosas, el “albiceleste” contó con dos ocasiones antes de los 10 minutos, en ambos casos atacando por la izquierda, pero tanto Marclé como Escudero, ingresando por derecha, definieron desviado.

San Martín le fue tomando el tiempo al juego del rival y, con el correr del primer tiempo, logró neutralizar el circuito “albiceleste” y, cuando se lo permitían, atacó con la solitaria presencia de un intratable Comba, en ocasiones era acompañado por Almada. En ese marco, la última parte de la primera etapa continuó con intensidad pero el nivel de juego empobreció.

En una jugada aislada, el “patriota” abrió el marcador a los 38 minutos. Pelotazo largo y cruzado desde la izquierda, Ferraro –parado circunstancialmente como puntero derecho- ganó la espalda de su marcador y tras un par de rebotes, motivados por yerros defensivos del rival, definió cruzado ante la salida de Romero, de movimiento estéril en la acción.

Los instantes posteriores a la conquista y el inicio del complemento mostraron a un Roncedo nervioso y sin saber cómo derribar el cerrojo sanmartiniano. Con Drusian en el campo de juego y con Arrieta más cerca de los volantes que de la línea de fondo, la escuadra de Olarán comenzó a inclinar la cancha más por una cuestión de temple que por virtud de juego. Como contrapartida, el equipo local nunca se mostró del todo seguro en la línea de fondo y se expuso a los contragolpes, siempre liderados por Comba. En ese contexto, el partido ganó en dramatismo: Córdoba aprovechó un error defensivo de Roncedo pero malogró un mano a mano que ganó Romero y, en el arco de enfrente, Chiaretta remató violento al lado de un poste y Oviedo cortó un centro con olor a gol que llegó desde la izquierda, concretamente desde los pies de Arrieta.

La tendencia localista se afianzó aún más a los 26 minutos cuando Córdoba se ganó la segunda amarilla por tirar la pelota lejos. Lo tuvo Cabrera a los 30 –disparo desviado-, respondió Comba –mano a mano mal terminado- y a la salida de ésta última jugada, los Rivarola se juntaron en la izquierda, Pablo asistió a Marcos y éste aprovechó para puntear el balón, dentro del área, un instante antes de la llegada a destiempo de Calafell. El árbitro Rodríguez, de aceptable tarea, juzgó penal y Chiaretta lo canjeó por gol a los 33.
Roncedo se llevó puesto a su rival durante los cinco minutos subsiguientes al empate. Chiaretta exigió en dos ocasiones a Oviedo, quien demostró por qué está en un muy buen momento. Sin embargo, San Martín supo sortear el mal rato y nuevamente contuvo al conjunto de Gigena cuando intentaba avanzar más allá de los tres cuartos de campo.

Y sobre el final, a los 46, Molina puso el broche de oro y desató el festejo “patriota”. El ingresado Delfino ejecutó un pase largo por la izquierda para Comba, quien habilitó de manera precisa y fantástica al volante por derecha “celeste” para que éste definiera de manera brillante contra el palo izquierdo de Romero.
Rodríguez marcó el final a los 49 minutos y monedas, y la emoción ganó el rostro de cada uno de los jugadores de San Martín que, con el correr de los días, seguramente se darán cuenta de que entraron en la historia grande de la institución. El tan ansiado título de Primera A ya se luce en las vitrinas de San Martín que, cada 27 de julio, festejará “su” Día de la Patria.

Síntesis:

Lautaro Roncedo 1: Juan Cruz Romero (c); Maximiliano González, Paolo Antonino, Guillermo Papón, Gustavo Arrieta; Baltazar Escudero, Nicolás Marclé, Alejandro Cabrera, Franco Chiaretta; Martín Mercau y Marcos Rivarola. DT: Diego Olarán.

San Martín 2: 1- Guillermo Oviedo; 7- Luciano Grimaldi, 2- Francisco Castro, 6- Pablo Lazo, 3- Facundo Garoni; 8- Ricardo Molina, 4- Lucas Calafell,  5- Hugo Ferraro (c), 11- Gonzalo Córdoba; 10- Santiago Almada; 9- Maximiliano Comba. 
Suplentes: 12- Gabriel Gil 13- Federico Zunino 14- Ivan Marchisio 15- Facundo Delfino (ingresó por Almada) 16- Sergio Fermanelli DT: Jorge Garoni.

Goles: en el primer tiempo: 38’ Hugo Ferraro. En el segundo tiempo, 33’ Chiaretta y 46’ Ricardo Molina
.
Cambios: en el segundo tiempo, desde el inicio, Ulises Drusian por Marclé (LR), 25’ Jeremías Franchi por González (LR), 30’ Pablo Rivarola por Arrieta (LR) y Facundo Delfino por Almada.

Incidencia: en el segundo tiempo, 26’ expulsado –doble amarilla- Córdoba

Árbitro: Claudio Rodríguez.

Cancha: Lautaro Roncedo, Alcira Gigena.

Nota: Al Toque

La última batalla de los PEQUEÑOS VALIENTES TITANES


Por Roberto Sandroni

Cómo en las Cruzados de los ejércitos de la Roma del viejo imperio, cansados pero con la moral intacta, caminaban a paso cansino pero seguro los PEQUEÑOS VALIENTES TITANES, al comando del Rey Jorge.
El Sur había sido dominado, Atenas y sus ciudades vecinas ya habían sido dominadas. El último bastión a vencer era el Norte, el temido Roncedo, justó allí, donde la doble vía se esfumaba.
Como en una procesión, marchaban los pequeños valientes titanes junto a un ejército con el fin de invadir Alcira y por si no era una sola, también a Gigena, pero con un único objetivo: EL OLIMPO, sentarse de una vez por todas JUNTO A LOS DIOSES.
Los titanes llegaron a la vanguardia, bien temprano, como reconociendo el campo de batalla. El resto del ejército, unos ochocientos, en retaguardia, poco a poco formando campamento. 
Las miradas eran cómplices, los gestos lo demostraban, ésta vez la batalla, estaba ganada.
La previa fue de comida e infusiones en cercanías de aquello que no era un estadio, sino más bien el Coliseo Romano. Las autoridades con sus uniformes poco a poco desembarcaban a los fines de que las reglas se respetaran. 
En menos de una hora las gradas no respiraban, el ejército de los ochocientos gritaba y cantaba mientras la salida de los titanes esperaba, todos y cada uno se buscaban, para ponerse al lado del otro, para no perder la cábala.
El tiempo se aproximaba, la hora de la verdad llegaba, en pluma y tintero la historia esperaba para ser contada.
La salida de nuestros titanes fue de alguna manera magnánima, ya el brillo en los ojos de algunos soldados presagiaban la gloria segura y por descontada.
Los ejércitos estaban adentro y el juez anunció el comienzo de la batalla. Los actores parecían moverse como en partida de ajedrez, ocupando espacios, movimientos tácticos, planteos y replanteos, sabiendo que el valor cuenta pero con inteligencia las batallas también se ganan.
La batalla comenzó, ni un metro se daban, esto fue hasta que apareció el General, el de las viejas batallas, con cicatrices en su cuerpo pero con júbilo en el alma, dando así principio a la victoria con una estocada que ellos no esperaban.
Cuando la cosa se complicaba, infló el pecho el de los cuatro pulmones, se movió como la torre, y con certero latigazo espantó los viejos fantasmas, aquellos de la batalla nocturna, que asomaban amenazantes, y así de una vez por todas desterrar la pesadilla contra LOS ANDES. 
Ah, Dioses del Olimpo, ahí te mandamos nuestros titanes, para que los sienten a su lado y así jamás ser olvidados. Te lo pedimos nosotros, los que siempre apoyamos, porque ellos un día en la campaña al Norte hasta el corazón nos entregaron.
Ahora caigo en la cuenta, no era partida de ajedrez la del campo de batalla, en la cancha lo que había eran once LEONES, o mejor decir nuestros PEQUEÑOS VALIENTES TITANES.

(27/07/2014 - POR FIN LA HISOTRIA SE ESCRIBIÓ EN AQUELLA PÁGINA EN BLANCO QUE TANTO ESPERABA – GRACIAS SAN MARTÍN) ROBERTO SANDRONI-.

24 julio 2014

Falta menos para la final

Santiago Almada domina el balón ante la marca de González
Todo listo para el partido de vuelta de la final del Apertura 2014 a disputarse el próximo domingo a las 15 horas en Alcira Gigena.

En el día de hoy se conoció la designación de Claudio Rodriguez como arbitro principal del choche entre Lautaro Roncedo y San Martín. Rodriguez solo dirigio un solo encuentro de San Martín en lo que va de este campeonato, el empate en cero frente a Banda Norte jugando en condición de visitante, donde tuvo una labor aceptable.

Con respecto a las novedades en materia disciplinaria hay que destacar que San Martín llega el partido final sin jugadores suspendidos, Pablo Lazo fue sancionado con una fecha de suspensión por la expulsión frente a Banda Norte en la última jornada, dicha fecha que fue cumplida en el partido de ida frente a Roncedo; por lo que esta a disposición de Jorge Garoni. Otro que podrá ingresar a la cancha es el DT de San Martín, quien al igual que Lazo recibió un sanción por parte del tribunal de disciplina que ya fue cumplida en el partido de ida.

Por último recordamos a todos los hinchas celestes que el domingo se trasladen hasta Gigena que el cotejo comenzará media hora mas temprano de lo habitual a las 15 horas, y que después del partido se realizará la ceremonia de premiación con la entrega de medallas al campeón y sub-campeón.  El ingreso al estadio de Lautaro Roncedo la será por el Acceso Este (calle Independencia) ocupando la tribuna lateral Este (boletería, cantina y baños por el mismo lugar).

Foto: Alejandro Fernandez

21 julio 2014

La final en imágenes

Agradecemos a Deporte Abierto de la ciudad de Río Cuarto que tomó las imágenes del partido de ida de la final del Apertura 2014.




Notas al termina la final




La cobretura de VTV Digital con la visión del partido desde el campo de juego


San Martín dio el primer paso

Los once que salieron a la cancha frente a Roncedo
En el primer partido de la gran final del Torneo Apertura 2014 que organiza la Liga Regional de Fútbol de Río Cuarto fue San Martín quien sacó ventaja. En el encuentro disputado en el Parque Centenario, la celeste venció a Lautaro Roncedo por 1 a 0 y va con ventaja al partido revancha que se disputará el próximo domingo en Alcira Gigena. Maximiliano Comba, a los 27 minutos del segundo, marcó el único tanto del partido.

Ante un imponente marco de público en la hermosa tarde del domingo San Martín salio al campo de juego a hacer su trabajo y decidido a quedarse con los tres puntos correspondientes al partido de ida de la final del Torneo Apertura 2014.

Los primeros minutos se jugaron íntegramente dentro del área de Juan Cruz Romero, porque San Martín presionaba muy arriba y no dejaba salir a la visita. El tánden por izquierda entre Córdoba y Comba hacia temblar a la defensa de Roncedo. Fueron 25 minutos a todo fútbol donde solo le faltó el gol a San Martín, y a Luna algunas amarillas ya que Papon y Cabrera recurrían constantemente a la falta para detener a los jugadores vestidos de negro.

En la primera mitad la visita casi no cruzó la mitad de la cancha, aferrándose a un esquema muy defensivo y axfisiado por la presión de San Martín. Sobre el final Comba picó a espaldas de los defensores y Juan Romero salio de su area a despejar sin medir su fuerza e impactado el rostro del goleador de San Martín, era expulsión por último hombre pero Luna prefirió hacerse el que no vio nada.

En la segunda mitad el partido tuvo menos ritmo y Roncedo puso salir un poco del fondo, aunque sin arrimar peligro sobre el arco de Guillermo Oviedo. Jorge Garoni mandó a la cancha a Facundo Delfino por Santiago Almada para buscar piernas frescas en la creación.

Angel Romero ganó por derecha e ingresó al área, pero Arrieta la mando al corner; y de ese tiro de esquina llegaría al gol celeste. Delfino mandó el centro, Juan Cruz Romero no puedo controlarla y el rebote cayó en el goleador Maxi Comba que la empujó a la red para poner el 1 a 0 a los 27 minutos del complemento.

No quedó tiempo para mucho más, la visita trató de ir en búsqueda del empate pero sin muchas ideas y sin dejar espacios en el fondo para la contra. Luna marcó el final del encuentro y San Martín se quedó con un merecido triunfo.

Como toda final se jugó con los dientes apretados y sabiendo que un error se paga caro, por eso no tuvo tanto buen juego como era de esperarse pero si tuvo mucho de garra y corazón, tal vez el mejor resumen es la actuación de Lucas Calafell que corrió y metió todo el partido siendo la rueda de auxilio de todo el medio celeste.

San Martín sabia que debia ganar para viajar mas tranquilo a Alcira Gigena, y cumplio con su objetivo. Ahora solo queda una semana para que llegue el momento de la verdad.

Síntesis:

San Martín 1: 1- Guillermo  Oviedo Borgognone; 8- Ricardo Molina, 2- Francisco Castro, 6- Luciano Grimaldi y 3- Facundo Garoni; 4- Lucas Calafell y 5- Hugo Ferraro; 7- Angel Romero, 10- Santiago Almada y 11- Gonzalo Córdoba; 9- Maximiliano Comba.
Suplentes: 12- Gabriel Gil 13- Federico Zunino 14- Ivan Marchisio 15- Facundo Delfino (ingresó por Almada) 16- Sergio Fermanelli (ingresó por Romero)  
DT: Jorge Garoni.

Lautaro Roncedo 0: Juan Romero; Maximiliano González, Paolo Antonino, Guillermo Papón y Lionel Arrieta; Baltazar Escudero, Alejandro Cabrera, Nicolás Marclé y Franco Chiaretta; Martín Mercau y Jeremías Franchi. DT: Diego Olarán.

Cambios: todos en el complemento, a los 15' Francisco Delgado por Franchi (LR), 20' Facundo Delfino por Almada, 42' Marcos Rivarola por Marclé (LR) y 47' Sergio Fermanelli por Romero.

Gol: 27’ ST Maximiliano Comba (SM).

Árbitro: Raúl Luna

Estadio: Parque Centenario de San Martín de Vicuña Mackenna.



17 julio 2014

La historia entre los finalistas

Pasaje del empate válido por el Clausura 2013
De cara a la final que comenzará a disputarse el próximo domingo en el Estadio Parque Centenario entre los vencedores de cada una de la zonas del Torneo Apertura es menester repasar el historial de enfrentamientos entre los finalistas. 

Desde el regreso de San Martín a la categoría mayor de la Liga Regional de Fútbol de Río Cuarto en 2008 todos los años jugaron entre sí. Desde el año 2010 solo hubo enfrentamientos una vez al año alternando la localia por la división en zonas de uno de los campeonatos del año calendario.

En los últimos 6 años San Martín y Roncedo se vieron las caras en 8 ocasiones, siendo el empate el resultado que más se repitió. Cuatro igualdades, tres victorias de San Martín y un triunfo del Lautaro Roncedo es el historial liguero de los finalistas del Apertura 2014.

Jugando en el Parque Centenario el conjunto de Gigena no pudo ganar, se registraron tres victorias de San Martín (una con goleada por 4 a 0) y un empate. En tanto que en los partidos disputados en Alcira Gigena el conjunto mackennese tampoco pudo imponerse: tres empates y una victoria de Roncedo (el partido disputado en 2009) son los resultados registrados jugando en la localidad enclavada a la vera de la Ruta 36.

San Martín marcó 14 tantos, de los cuales 10 fueron jugando en el Parque Centenario y los restantes en condición de visitante. Lautaro Roncedo anotó en 7 oportunidades, 5 como local y 2 jugando en Vicuña Mackenna.

Detalle de los encuentros disputados en los últimos cinco años:

Clausura 2013
Goles: 16'ST   Ramiro Elía y  17'ST Pablo Rivarola 

Clausura 2012
Goles: 30' PT Cesarini y 10'ST Emanuel Salvatierra

Apertura 2011
Goles: 10` PT Ferraro, 29´ST Laureano Doprado, 34´ST Juárez

Clausura 2010
Goles: 33’PT Sergio Hernández, 44’ PT Iván Amado, 28’ST Papón (en contra), 43’ST Leonardo Varea

Clausura 2009
Goles: 14'PT Mauricio Ortiz, 22'ST Ricardo Molina, 29'ST Beto Brito y 40'ST Gaston Vicentini

Apertura 2009
Gol: 42'ST Iván Amado 

Clausura 2008
San Martín 3 – Lautaro Roncedo 0
Goles: 5'PT Jote Oyola, 22'PT Mauricio Ortiz, 45'ST Mauricio Albelo

Apertura 2008
Roncedo 1 – San Martín 1
Goles: 7'ST Hugo Ferraro-penal-, 22'ST Pablo Rivarola